Es inevitable. Después de tantos meses abrigados entre capas y capas, como si fuésemos cebollas, en cuanto sube un poco el mercurio y sale el primer rayo de Sol, nos quedamos en tirantes para coger un poquito de color. Y en vez de eso… ¡nos quemamos!

Una sensación horrible. Pues no se trata solo de los días malos que pasamos viendo las estrellas cada vez que nos ponemos una camiseta, o viendo cómo se nos va pelando la cara como si fuésemos lagartos… Uno de los mayores problemas de quemarse con el Sol, y en el que casi no pensamos cuando lo hacemos, es que nuestra piel tiene memoria. Y cada vez que nos pasamos de Rayos UVA podemos estar cambiando las células de nuestra piel, lo que nos puede acarrear serios problemas en un futuro.

Por eso es imprescindible protegernos bien del Sol, y para eso hemos de tener una cosa muy clara. No todas las pieles son iguales ante los Rayos UVA, por eso no todas las cremas solares valen a la hora de tumbarse en la toalla para poder lucir bronceado.

Así que te invitamos a hacer un pequeño test para ver cuál es tu fototipo de piel, para que sepas cuál es el factor mínimo que debe tener tu protector solar, y así cuidar mejor tu piel. Para que el Sol que más brille seas tú.


HAZ EL TEST Y DESCUBRE CUÁL ES TU FOTOTIPO DE PIEL

[wp_quiz id=”2445″]